El placer de viajar a cuba desde estados unidos

Para nadie es un secreto que la isla de Cuba desde antes de la llegada de la llamada “revolución” a finales de los años 50, estuvo signada por la proliferación de viajes de placer, es decir, se tomaba a la Isla de Juana, como también se le conoce, como el lugar donde los norteamericanos iban a descargar sus deseos carnales, haciendo que el turismo sexual se convirtiera en una de las principales actividades a experimentar por empresarios, políticos y todo aquél que contara con los medios para llevarla adelante, por tanto, el placer de viajar a cuba desde estados unidos fue una actividad contemplada como placer oculto o incluso, como meta a lograr.

Una vez que se establece el castrismo en la isla, que comienza los procesos de nacionalización, así como también de las expropiaciones de las empresas privadas, sobre todo aquellas que contaban con capital norteamericano, se instaura un proceso de restricciones económicas que fueron reduciendo paulatinamente la calidad de vida de los cubanos, viéndose aparecer el fenómeno de las “jineteras” término con que se conocen a las meretrices, hetairas, putas o prostitutas en la Isla, jóvenes que venden su cuerpo a cambio de cualquier remuneración económica o incluso, a cambio de productos de higiene diaria o incluso de alimentos.

Esta situación es al mismo tiempo una especie de “motivación” que ha llevado a la prensa internacional a viajar a la Cuba para reportar sobre esos fenómenos, sobre todo luego de la instauración del llamado “período especial” en los años noventa del siglo pasado, pues el fenómeno de la jineteras se estableció como una especie de leitmotiv para buena parte de las chicas y chicos de ese país, muchos de ellos con profesiones universitarias pero que no les queda más remedio que hacerlo para poder subsistir.

En consecuencia, la explotación sexual de la Isla d Cuba viene a reemplazar a aquél turismo sexual que los distinguió en los años 30, 40 y 50, y que en buena medida garantizó que el placer de viajar a cuba desde estados unidos se trasformara justamente en eso, en un placer importante. Hoy en día, con la reapertura aunque somera de las relaciones entre ambos países, pareciera que este imaginarios del placer carnal se ve suplido por otros inversiones que buscan subsanar el terrible daño social y moral que la revolución le ha procurado a Cuba, ahora, y bajo la mirada atenta de las organizaciones de las ONGS, la prostitución y el fenómeno de las jineteras comienzan a ceder espacio hacia una verdadera socialización de la educación, a través de la inversión verdadera y fuera de la politización con que el gobierno de Cuba referencia todos los estratos del país.

El placer de viajar a Cuba desde estados unidos pareciera estar encaminado ahora a un momento de placer turístico, de disfrute de bellas naturales, de exaltación de valores históricos y no de ataduras esclavistas como las que se vivieron en el ayer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *